Diseñadora UDP Margarita Talep es destacada en revista británica como una de los 50 pensadores para reconstruir el mundo

COMPARTIR

La atención del medio inglés Prospect se volcó hacia la diseñadora industrial egresada en 2019, por crear un bioplástico hecho a base de algas totalmente biodegradable y que puede reemplazar al plástico de un solo uso.

27 / 09 / 2021

“Tal como Midas llegó a ver que convertir todo en oro era una maldición, no una bendición, también el plástico se ha convertido en el material milagro del que no podemos esperar a deshacernos, pero ¿cómo?”. La respuesta que da la revista británica Prospect a esta interrogante que plantea es un bioplástico creado por Margarita Talep, diseñadora industrial UDP. Y esta fue la razón por la que la eligieron como una de los 50 pensadores para reconstruir el mundo.

La egresada de la FAAD en 2019, trabaja en torno a este tipo de material desde 2016, mientras aún estudiaba y, tras explorar con distintos elementos de la naturaleza, llegó a crear un bioplástico en base a algas, que puede reemplazar al plástico común de un solo uso y que es completamente biodegradable en solo meses. Es un producto además versátil que puede producirse en distintos grados de espesor, rigidez y consistencia, e incluso puede ser coloreado con tintes de frutas y verduras. La innovación que esto significa, la ha llevado a participar en exhibiciones en América Latina y Europa, y también ha captado la atención de los medios de comunicación.

“El toque de Talep, a diferencia del de Midas, es magia reversible”, concluye la revista.

¿Cómo llegaste a desarrollar el bioplástico que destaca la revista Prospect?

Partí desarrollando bioplásticos a base de caseína (proteína de la leche) el año 2016. El que destaca la revista fue la mutación de esa primera investigación que desarrollé desde 2017 hacia adelante. La primera investigación (2016) fue parte de una breve introducción hacia los polímeros que vimos en el curso de Taller Vertical en la FAAD. Posteriormente, cuando tuve la oportunidad de realizar mi proyecto de título, desarrollé el bioplástico a base de algas de manera más formal.

¿Qué usos le has dado principalmente hasta ahora?

El proyecto pretendía sustituir los plásticos de un solo uso a través de este nuevo bioplástico fabricado con materia prima extraída de algas. Las propiedades estudiadas del material se asemejan mucho a las de un plástico de origen petroquímico, así mismo su aspecto físico, de ahí a que se cataloguen como “bioplásticos”. Los usos que les he dado son diversos, desde películas parecidas al celofán con capacidad de recubrir elementos, ya sea alimentos y/o objetos, hasta láminas más rígidas que se asemejan al acrílico. El material soporta muy bien impresiones de tinta libre de ácidos, serigrafías, estampados, cuños, entre otros.

¿Cuál es su potencialidad a futuro?

El material tiene muchas ventajas por sobre otros materiales. Tiene la capacidad de biodegradarse cuando entra en contacto con medios acuosos/húmedos, lo que es tremendamente beneficioso en algunos casos. Sin embargo, creo que para que podamos utilizar este tipo de materiales, debemos cambiar radicalmente la forma en que nos relacionamos con la materia. Su ubicuidad nos hace olvidarnos del papel fundamental que cumplen en nuestra sociedad, y es precisamente lo que nos hace pensar que son infinitas cuando no lo son.

¿Qué puertas crees que se abren para ti ahora, luego de esta nominación?

Creo que, más que puertas, es un hecho importante que valida tu trabajo y tu posición frente a los temas que obviamente están presentes en él. Eso me ayuda y es útil si, el día de mañana, decido seguir haciendo una carrera académica o seguir estudiando, por ejemplo.

¿En qué ha consistido tu trabajo en torno a la investigación material, la sustentabilidad y la economía circular?

Prácticamente ha consistido en la exploración sobre bioplásticos y biocompuestos. En el conocimiento holístico de cada material, su origen en relación al territorio, propiedades, posibles usos, consecuencias de su uso, capacidad para biodegradarse, entre otras.

Paralelamente, y por un lado más teórico, he estudiado y reflexionado la relación que tenemos como seres humanos con la materia desde tiempos prehistóricos y cómo ella ha ido evolucionando acorde a las “necesidades” que hemos presentado en diversos escenarios. Ello me ha permitido comprender que las nociones que tenemos de “sustentabilidad” y “economía circular” son soluciones/temas superficiales.

Sin embargo, como diseñadora, parte de mi trabajo en esas áreas ha sido la toma de decisiones con respecto a packaging (reducir la cantidad de elementos, escoger papeles certificados, eliminar el plástico de los envíos, priorizar elementos reciclados, etc), sistemas de envío y sistemas de refill de ciertos productos de marcas emergentes. También en las decisiones sobre qué materiales son más convenientes utilizar para la fabricación de ciertos productos.